¿Botella?

Aparecían en el calendario los primeros días de mayo de 1808. Las tropas francesas ya se habían asentado en la Península Ibérica y los ánimos estaban bastante revueltos en muchas ciudades, especialmente en Madrid. Una buena forma de pacificar la situación (pensó Napoleón) era instaurar una cabeza para el país recientemente descabezado. Y escogió a su hermano, José Bonaparte, apodado después como Pepe Botella. Este acto no sólo no produjo el efecto de sosiego popular esperado sino que encendió aun más los ánimos en la calle y los levantamientos fueron ya imparables en toda España, acabando la Guerra de Independencia como ya todos sabemos allá por el año 1812.

Hoy, salvando las distancias y sin invasiones ni guerras en el horizonte, otra “Botella” está a punto de volver a gobernar sobre Madrid (aunque esta vez parece que solo sobre Madrid). Porque es cierto que sólo son conjeturas pero, para los entendidos en esto de la política, es bastante probable que Alberto Ruiz Gallardón sea llamado a “Palacio” por el nuevo Presidente. Y si Gallardón es un “ministrable”, ¿quién queda como “alcaldable”? Pues su número 2, es decir, la Botella.

Ana, por su nombre, es la mujer de Aznar. Nunca pensamos que se dedicase a la política, aunque madera siempre tuvo. Del ala dura del partido, nunca rehusó dar su opinión o aparecer en acto público durante el mandato de su marido, para pasar a la política “activa” cuando éste cerró su capítulo. Entró directamente al Ayuntamiento, algunos piensan que por enchufe. La concejalía de Medio Ambiente ha sido su hábitat natural, aunque los allegados confirman que su mando era muy superior a los dominios de su concejalía. Y claro, ahora tiene todas las papeletas para sustituir a un supuesto Ministro-Gallardón.

Pero… ¿cómo se lo tomará el pueblo de Madrid? La Comunidad Autónoma, pero en especial la capital, han sido bastión popular desde hace mucho tiempo y nadie ha dudado que así seguirá siendo. Pero pocos contaban, o mejor dicho, preveían, una alcaldía en la que no estuviera Gallardón. No dudo que la ex-primera dama goce del apoyo de los más acólitos, sin embargo doy por sentado que Botella no despierta la simpatía que sí despertaba Gallardón. Reconocidos votantes socialistas veían con buenos ojos a Gallardón y su “ambigüedad” política. Les gustaba su forma de expresarse y actuar, su diplomacia y serenidad. Botella es la noche comparada al día de Gallardón. Seria, inmutable, intolerante y recia, despierta mucha más desconfianza y temor que su (aun) jefe. Entramos en una legislatura casi coincidente en tiempo con la municipal pero quizás debería plantearse el PP madrileño si realmente la más que previsible futura alcaldesa sea lo más adecuado para la ciudad. Quizás el cambio sea demasiado brusco para mucha gente.

Al menos lo que sí será curioso es ver como interactuan dos de las mujeres más fuertes en el PP hoy y que no son precisamente seguidoras de la vía del talante de ZP… Aguirre vs Botella… ¿quién será la líder de la manada?

Una respuesta a ¿Botella?

  1. Marta dice:

    Conociendo la radicalidad de esta mujer y encima teniendo al gobierno central en su línea va a hacer de Madrid su terreno de juegos.
    Por suerte, tenemos León a tres horitas para escapar los fines de semana…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>