Educar las emociones

Podemos educar para ser más felices, más responsables y más cooperativos, pero para ello necesitamos un nuevo sistema educativo. ¿Qué modelo educativo necesitamos? ¿Cuándo vamos a dejar de debatir si este cambio es o no necesario? Sobre la mesa tenemos el problema: educación del siglo XIX para alumnado del siglo XXI.

Familias, profesorado, y profesionales de la educación, estamos al corriente de buenas prácticas que refrescan el modelo caduco que se desarrolla en las escuelas. Conocemos dinámicas innovadoras y reales que trabajan aspectos tan imprescindibles como las habilidades, emociones y sentimientos de nuestro alumnado. Hablamos de educación para la vida: formas de sentir, pensar, actuar y relacionarnos con los demás.

La educación emocional tiene como objetivo el desarrollo de competencias emocionales básicas, hacer posible la convivencia y bienestar, y responder a las necesidades sociales que no están suficientemente atendidas en la sociedad en general.

Y ¿si tratásemos de incluir técnicas de relajación en el aula? Sí, estamos hablando de meditación por ejemplo. Nuestras aulas son tan diversas como individuos en el mundo global, chavales con déficit de atención, dificultades para estar atentos y seguir el ritmo de las clases, alumnado disperso que se distrae, etc. Técnicas como el autocontrol, la meditación y la respiración, respaldan la labor del aprendizaje emocional. Mediante el trabajo de la conciencia de uno mismo, el control de las emociones, la relación con los demás, y la capacidad de tomar buenas decisiones, desarrollaremos en los y las estudiantes el desarrollo de emociones en beneficio de su salud mental.

“La facultad de traer de vuelta una y otra vez la atención dispersa es el origen del juicio, el carácter y la voluntad” William James

Publicado en Entradas | 2 comentarios

La educación ante todo

La educación es un derecho humano, y aunque nos quieran hacer creer lo contrario, no lo podemos olvidar, es un derecho. Pero es que además, la educación es fundamental para el desarrollo de la persona y de las comunidades, es un factor de cambio social y el instrumento más poderoso para reducir la pobreza y las desigualdades.

Hace días ha salido a la luz “La educación ante todo” (Education first), una iniciativa desarrollada por el Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-Moon con el objetivo de dar el gran impulso al movimiento global de la educación. A las puertas del 2015, el segundo Objetivo de Desarrollo del Milenio está pendiente de cumplirse: Lograr la enseñanza primaria universal.

Esta iniciativa para el impulso educativo busca tres prioridades:

  • Que Todos los niños y niñas puedan ir a la escuela
  • La Calidad de aprendizaje
  • Una Ciudadanía global

Reflexionemos: ¿cuál es la finalidad de la educación: un buen currículum, títulos académicos, o formar ciudadanos y ciudadanas? ¿Acaso son incompatibles? Es fundamental el acceso a la educación primaria universal, una educación de calidad para adquirir conocimientos para el éxito en sociedad, y que todo ello se haga bajo la promoción de la paz, el respeto mutuo y el cuidado del medio ambiente.  Con la educación debemos fomentar el acceso a un futuro sostenible.

Education First es una iniciativa fundamental en los tiempos que vivimos porque nos hace recordar el poder de la educación: según el “2011 EFA Global Monitoring Report”, en 2008 cerca de 1.8 millones de niños y niñas del África Subsahariana no hubiesen muerto si sus madres contasen con una educación secundaria. Volvamos a leer esos datos inauditos: ¡1.8 millones de niños y de niñas! Y ahora pensemos lo que no estamos consiguiendo porque son mucho más que cifras que ya casi no logran llamar nuestra atención. Y hay más datos y también más iniciativas. Sabemos que la educación es lo que nos hace realmente libres, pero algo se está haciendo mal porque la educación no es para todos, no es de calidad, y no educa a una ciudadanía global.

Solo los educados son libres” Epicteto

Publicado en Entradas | 1 comentario

Ellas

Ser niña en algunos lugares y contextos sociales conlleva riesgos y privaciones de sus derechos. Ser niña y continuar tras la Enseñanza Primaria supone una oportunidad para ellas y sus familias.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer 2012 quiero recordar la necesidad de la igualdad de acceso a la educación para garantizar la equidad de género. Educar conlleva transformar la sociedad, educar en igualdad significa apostar por un futuro más equitativo y justo.

“Hace veinte años, una niña que iba por primera vez a la escuela en África subsahariana podía esperar disfrutar de unos cinco años de escolarización en toda su vida, parte de ellos repitiendo curso. Hoy, esa misma niña permanecerá ocho años en un aula. Sin embargo, si esa niña fuera un varón, disfrutaría de 18 meses más de enseñanza”. Este es uno de los casos que se presenta en el Atlas mundial de la igualdad entre los sexos en la educación realizado por la UNESCO. En el mismo, se visualiza un recorrido educativo en términos de acceso, participación y progresión desde la educación primaria a la superior, así como se analiza la evolución entre los sexos, y los factores influyentes.

Los datos son claros: cada vez se matriculan más niñas, pero en el camino quedan muchas niñas privadas de su derecho a la educación. En el Atlas de la UNESCO se recoge la gran voluntad política ejercida por los países para lograr la Educación para Todos, pero el acceso a la educación secundaria continúa siendo un desafío para las niñas, especialmente de África Subsahariana y el oeste de Asia. Recordemos que está demostrado que cuando las mujeres obtienen ingresos reinvierten un 90% en sus familias.

Y, ¿ahora qué? Estamos en el camino, no debemos desviarnos, ni un paso atrás. Porque todavía queda mucho por avanzar por la igualdad de derechos, por la igualdad entre las personas. La educación de los niños y niñas de hoy, como herramienta de cambio social hacia una sociedad más equitativa, justa, y crítica.

Publicado en Entradas | Deja un comentario

Un altavoz para la infancia

El pasado 19 de diciembre la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó el Proyecto de Protocolo a la Convención sobre los Derechos del Niño orientado a establecer un mecanismo de comunicaciones, y que ahora necesita la firma y ratificación de al menos 10 países para que entre en vigor. España por ejemplo, tiene con esta medida la oportunidad de posicionarse a favor de la infancia, de su protección y defensa.

Con este nuevo Protocolo, y junto a los dos Protocolos Facultativos anteriores (uno referente a la participación en los conflictos armados, y otro respecto a venta, prostitución y pornografía), se busca garantizar los derechos de los niños y niñas con un mecanismo de defensa internacional ante el Comité, al igual que tienen los adultos.

Este procedimiento de denuncias permite a cada menor alegar que sus derechos han sido violados por un Estado y presentar una comunicación ante el Comité de la ONU. De este modo, dicho órgano internacional de expertos en Derechos de la Infancia velará siempre por el interés superior del niño, su protección y derechos.

El próximo 28 de febrero se abrirá la firma del Protocolo, pero antes es indispensable que países como el nuestro lo firmen y ratifiquen en el Parlamento. Para ello, Save the Children pide al Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación y a la Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que firmen el nuevo Protocolo.

Porque se estima que cerca de 40 millones de niños y niñas son víctimas de malos tratos y abandono.

Porque se calcula que 2,5 millones de niños y niñas de países en conflicto no reciben educación

Para que los niños tengan voz, aunque no tengan voto.

¡Súmate y firma!
http://sumate.savethechildren.es/index.php?camp=6

Publicado en Entradas | 1 comentario

El verdadero 20N

No nos olvidemos de una fecha tan importante aunque parece que este año otros la quieran quitar protagonismo.. . Cada 20 de Noviembre se celebra el Día mundial de la Infancia desde que en 1989 se firmara la Convención de los derechos del niño (algunas cosas todavía tienen que cambiar, en fin). España ratificó este tratado internacional junto a muchos otros, pero no todos, a día de hoy Somalia y Estados Unidos no lo han hecho.

Esta Convención se basa en cuatro principios básicos que España tiene que respetar a la hora de legislar y desarrollar sus políticas: no discriminación, primacía del interés del menor, garantía de la supervivencia y pleno desarrollo, y la participación infantil. Pero, ¿cumplimos aspectos tan básicos y fundamentales como estos? ¿Conocen nuestros niños y niñas sus derechos? ¿Conocemos sus derechos?

La actual crisis duradera y prolongada que estamos viviendo tiene un colectivo que lo está sufriendo en primera instancia, y lo que es peor, que arrastrará sus consecuencias en los próximos años,  porque las niñas y niños de hoy son el futuro. En las últimas Recomendaciones que el Comité de los Derechos del Niño hizo al Estado español, se hizo especial hincapié en aspectos como la necesidad de: asegurar la educación pública de calidad para todos y todas, o evitar los diferentes desarrollos legislativos y de políticas entre distintas Comunidades Autónomas puesto que generan discriminación y desigualdad en la realización de sus derechos, entre otros muchos aspectos que España tiene que mejorar en materia de infancia.

Y con esta visión general nos plantamos en estas fechas. Tuve la oportunidad de estar frente a algunos partidos políticos y oírles hablar de medidas o políticas de infancia, o más bien de la ausencia de las mismas. Veremos si ahora es prioritaria la prevención y detección de la violencia contra la infancia, incrementar el gasto público en familias, reforzar la ley jurídica del menor, favorecer la conciliación… o siguen los tiempos de austeridad para algunos, y pérdida de derechos para todos y todas.

Publicado en Entradas | 2 comentarios