El final de una etapa y el comienzo de un sueño

La desaparición relativa de mi admirada Josefina Aldecoa me ha hecho desempolvar uno de los libros que marcaría un antes y un después en mi visión pedagógica: Historia de una maestra. Recuerdo perfectamente esa librería ovetense de toda la vida en la que lo compré, y la ilusión que tenía por empezar a devorarlo. Ahora leo todas las notas que dejé en cada una de sus páginas y sin querer se me dibuja una sonrisa entre la emoción y los recuerdos cuando leo: “El fin de una etapa y el comienzo de un sueño”.
Quería empezar este espacio y mi nueva época recordando a esta leonesa que nos ha dejado su firme compromiso con la educación, el cual plasmó en sus libros y trayectoria, así como en la vida y práctica de muchos colegas de pedagogía. Gracias Josefina.
Yo también creo que otra educación es posible, necesaria, imprescindible. Apuesto y trabajo por una ciudadanía global, porque cambiar la escuela es cambiar el mundo. La importancia de los valores, el compromiso social, la movilización ciudadana, los espacios de reflexión y crítica comprenden una dimensión externa al sistema educativo que no debiera ser tal. Porque educamos personas, ciudadanos y ciudadanas de este mundo y del futuro, y quién mejor que nosotros para darles herramientas para que tomen decisiones, rían, lloren, comiencen proyectos con ilusión, derriben muros con decisión, se cuestionen dudas existenciales, o se dejen llevar por el amor. Al fin y al cabo, darles instrumentos que les hagan crear y disfrutar del mundo. Que no se nos olvide que educar ha sido siempre y debe seguir siendo cosa de todos. Individualmente, y en grupo gritemos: ¡Indignaos! como dice y hace Stéphane Hessel.
Épocas diferentes, cambios necesarios, mismos sueños que comienzan y siguen. Permítanme que este espacio sea una continuidad de una pedagogía que comencé hace tiempo con ilusiones, dudas, aprendizajes, preguntas, errores, consejos, pensamientos y acciones de cabeza y corazón.
Un día Josefina Aldecoa dijo: “Me gusta la juventud, su rebeldía y compromiso”. Yo creo en los jóvenes. Confío en ellos. Porque juventud es energía, frescura. Y ¿qué es la educación?
Continuará…

5 respuestas a El final de una etapa y el comienzo de un sueño

  1. Sheila dice:

    Me ha parecido muy interesante. Acabo de empezar a leer Historia de una maestra y estoy enganchada totalmente a su lectura. Estoy de acuerdo contigo en la visión que tienes sobre educación, pero faltan ganas de trabajar por parte de maestros cansados y poco comprometidos y falta también apoyo por parte de los padres.
    Espero impaciente tu próxima entrada.

  2. Fer dice:

    Espero con muchas ganas la próxima actualización, este blog promete; y es que con más “educación” muchos de los problemas del mundo no serían tales!

    Un 10.

  3. Laena dice:

    Enhorabuena guapa! Mucha suerte con este nuevo espacio!
    Te seguiremos de cerca! ;) Besitos!

  4. Carlos Ramos dice:

    Enhorabuena por tus reflexiones. Eres muy valiente. Nuestra sociedad necesita de personas como tú, dispuestas a arrojar luz sobre un tema tan crucial como es el de la educación. A mí también me emociona Aldecoa, pero no se ha ido… Su legado es magnífico. Comparto contigo esa visión que busca cambiar modelos obsoletos y derribar muros, desprendiéndose de miedos y ataduras. Toca dar rienda suelta a la libertad creativa, a la imaginación, a la humanización del conocimiento, para cambiar el mundo…
    Sé que vas a tener éxito en esta nueva etapa. En fin, me quedo a la espera, expectante, impaciente, esperando una nueva entrega.

  5. MaRtA dice:

    Me ha encantado, enhorabuena por este buen comienzo!! Te seguiré en cada escrito!

También te puede interesar ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>