El final de una etapa y el comienzo de un sueño

La desaparición relativa de mi admirada Josefina Aldecoa me ha hecho desempolvar uno de los libros que marcaría un antes y un después en mi visión pedagógica: Historia de una maestra. Recuerdo perfectamente esa librería ovetense de toda la vida en la que lo compré, y la ilusión que tenía por empezar a devorarlo. Ahora leo todas las notas que dejé en cada una de sus páginas y sin querer se me dibuja una sonrisa entre la emoción y los recuerdos cuando leo: “El fin de una etapa y el comienzo de un sueño”.
Quería empezar este espacio y mi nueva época recordando a esta leonesa que nos ha dejado su firme compromiso con la educación, el cual plasmó en sus libros y trayectoria, así como en la vida y práctica de muchos colegas de pedagogía. Gracias Josefina.
Yo también creo que otra educación es posible, necesaria, imprescindible. Apuesto y trabajo por una ciudadanía global, porque cambiar la escuela es cambiar el mundo. La importancia de los valores, el compromiso social, la movilización ciudadana, los espacios de reflexión y crítica comprenden una dimensión externa al sistema educativo que no debiera ser tal. Porque educamos personas, ciudadanos y ciudadanas de este mundo y del futuro, y quién mejor que nosotros para darles herramientas para que tomen decisiones, rían, lloren, comiencen proyectos con ilusión, derriben muros con decisión, se cuestionen dudas existenciales, o se dejen llevar por el amor. Al fin y al cabo, darles instrumentos que les hagan crear y disfrutar del mundo. Que no se nos olvide que educar ha sido siempre y debe seguir siendo cosa de todos. Individualmente, y en grupo gritemos: ¡Indignaos! como dice y hace Stéphane Hessel.
Épocas diferentes, cambios necesarios, mismos sueños que comienzan y siguen. Permítanme que este espacio sea una continuidad de una pedagogía que comencé hace tiempo con ilusiones, dudas, aprendizajes, preguntas, errores, consejos, pensamientos y acciones de cabeza y corazón.
Un día Josefina Aldecoa dijo: “Me gusta la juventud, su rebeldía y compromiso”. Yo creo en los jóvenes. Confío en ellos. Porque juventud es energía, frescura. Y ¿qué es la educación?
Continuará…

5 respuestas a El final de una etapa y el comienzo de un sueño

  1. Sheila dice:

    Me ha parecido muy interesante. Acabo de empezar a leer Historia de una maestra y estoy enganchada totalmente a su lectura. Estoy de acuerdo contigo en la visión que tienes sobre educación, pero faltan ganas de trabajar por parte de maestros cansados y poco comprometidos y falta también apoyo por parte de los padres.
    Espero impaciente tu próxima entrada.

  2. Fer dice:

    Espero con muchas ganas la próxima actualización, este blog promete; y es que con más “educación” muchos de los problemas del mundo no serían tales!

    Un 10.

  3. Laena dice:

    Enhorabuena guapa! Mucha suerte con este nuevo espacio!
    Te seguiremos de cerca! ;) Besitos!

  4. Carlos Ramos dice:

    Enhorabuena por tus reflexiones. Eres muy valiente. Nuestra sociedad necesita de personas como tú, dispuestas a arrojar luz sobre un tema tan crucial como es el de la educación. A mí también me emociona Aldecoa, pero no se ha ido… Su legado es magnífico. Comparto contigo esa visión que busca cambiar modelos obsoletos y derribar muros, desprendiéndose de miedos y ataduras. Toca dar rienda suelta a la libertad creativa, a la imaginación, a la humanización del conocimiento, para cambiar el mundo…
    Sé que vas a tener éxito en esta nueva etapa. En fin, me quedo a la espera, expectante, impaciente, esperando una nueva entrega.

  5. MaRtA dice:

    Me ha encantado, enhorabuena por este buen comienzo!! Te seguiré en cada escrito!

PUBLICIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>