Educar las emociones

Podemos educar para ser más felices, más responsables y más cooperativos, pero para ello necesitamos un nuevo sistema educativo. ¿Qué modelo educativo necesitamos? ¿Cuándo vamos a dejar de debatir si este cambio es o no necesario? Sobre la mesa tenemos el problema: educación del siglo XIX para alumnado del siglo XXI.

Familias, profesorado, y profesionales de la educación, estamos al corriente de buenas prácticas que refrescan el modelo caduco que se desarrolla en las escuelas. Conocemos dinámicas innovadoras y reales que trabajan aspectos tan imprescindibles como las habilidades, emociones y sentimientos de nuestro alumnado. Hablamos de educación para la vida: formas de sentir, pensar, actuar y relacionarnos con los demás.

La educación emocional tiene como objetivo el desarrollo de competencias emocionales básicas, hacer posible la convivencia y bienestar, y responder a las necesidades sociales que no están suficientemente atendidas en la sociedad en general.

Y ¿si tratásemos de incluir técnicas de relajación en el aula? Sí, estamos hablando de meditación por ejemplo. Nuestras aulas son tan diversas como individuos en el mundo global, chavales con déficit de atención, dificultades para estar atentos y seguir el ritmo de las clases, alumnado disperso que se distrae, etc. Técnicas como el autocontrol, la meditación y la respiración, respaldan la labor del aprendizaje emocional. Mediante el trabajo de la conciencia de uno mismo, el control de las emociones, la relación con los demás, y la capacidad de tomar buenas decisiones, desarrollaremos en los y las estudiantes el desarrollo de emociones en beneficio de su salud mental.

“La facultad de traer de vuelta una y otra vez la atención dispersa es el origen del juicio, el carácter y la voluntad” William James

2 respuestas a Educar las emociones

  1. Silvina dice:

    Alba: un gusto saludarte desde Valencia. Como maestra de Educación Infantil, e investigadora de la puesta en práctica de la Educación emocional, estoy en la misma línea de tu pensamiento reflejado en el post. En la actualidad pasan 250 peques, entre 3 y 5 años, por mis clases, ya que estoy de apoyo, y puedo apreciar un aspecto que se repite, y es la falta de atención. Quizás sea también por falta de motivación, que es uno de los aspectos relevantes de la Inteligencia Emocional, entre otros.
    Es un tema que me apasiona y al cual dedico muchas horas de lectura y preparación. Desde ya estás invitada a compartir emociones en mi blog http://silvina-porelcaminodelasemociones.blogspot.com.es/
    Un saludo cordial
    Silvina

    • Alba dice:

      Hola Silvina,
      Enhorabuena por tu trabajo, creo que en esta línea podemos compartir muchas experiencias y conocimientos. Este camino es necesario, viene siendo una necesidad desde hace tiempo y no lo podemos prolongar más, en mcuhas lugares es ya una realidad. La educación debe centrarse en la felicidad de las personas.
      Abrazos, seguimos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>