Estampa de fin de semana

Aunque la fotografía sigue más dotada que nunca de la capacidad de envolver en una instantánea un sentimiento compartido o de reflejar la jerarquía de una sociedad, no es menos cierto que la inmediatez digital y la forma de plasmar en “papel” digital ese momento resta a veces la posibilidad de captar esos gestos o ademanes que definen cualquier situación mucho mejor que las mil palabras. Es ocasiones, esa compresión en el espacio digital caricaturiza a sus personajes, aunque ensombrece el testimonio básico.

Si hay una fotografía que ha llamado la atención este fin de semana, por su capacidad de decirnos quién en quién en esta tierra que habitamos, sin necesidad de explicaciones, esa la instantánea que recoge un momento de la entrega del Garbanzo de Plata del Casino de León al empresario José Luis Ulibarri por su trayectoria. A su alrededor 16 personas, dos mujeres, Isabel Carrasco, a la derecha del empresario, y Arancha Miguélez casi escondida, y 14 varones todos ellos prohombres de las leyes, de las instancias que las aplican y del Gobierno.

Salvo en el caso del Gobierno Central, hasta el momento lo leonés no está de moda y de ahí la presencia tan sólo de una diputada nacional, los allí presentes podrían dar un giro de 180 grados a esta provincia con tan sólo proponérselo y para ello bastaría con hacer valer el peso específico de León dentro del concierto de sus propias organizaciones políticas, empresariales o de otra índole. Cabría señalar que la nimia presencia de altos cargos del socialismo leones situaba a Nicanor Sen en una tesitura incómoda, medio escondido, como el convidado de última hora que choca con el perfil general de los invitados.

A mi me recuerdan aquellas novelas de la posguerra que narran, entrelazadas con la historia, algunas de las costumbres de la alta burguesía, tal que aquella que permitía a los hijos de los cocineros o de los conserjes de los colegios privados, en los que estudiaban los suyos, compartir pupitre y una educación al alcance de muy pocos privilegiados.

Pese a la falta de matices, la fotografía que mostraba un momento de la entrega del premio es un documento que nos detalla quién tiene el poder, quién lo muestra y lo exhibe; quién manda y decide; Dentro, el recinto rebosaba de caras conocidas de todos los grupos que detentan el poder en esta sociedad leonesa en la que vivimos. Vamos a soñar en voz alta; Si realmente estuvieran dispuestos a dar un vuelco al futuro sombrío de León, el sueño se podría convertir en realidad. Bastaría un simple ejercicio de responsabilidad y la disposición a situar a esta tierra en el papel real que le debe corresponder por el peso que debería tener en toda organización territorial.

He insistido con cierta pena en el tributo que deben pagar los digitales para combinar inmediatez y ciertos cánones de calidad en la reproducción, porque son éstas las fotos que revelan ese guiño accidental, ese gesto imprevisto o esa muesca que nos delata y nos desnuda ante el ojo crítico; y así vemos como fulanito pone cara de circunstancias o evidencia de forma accidental que está harto de estas obligaciones que sabe imprescindibles para no perder el sillón. ¿Y ese otro que no sabe para donde mirar y fija la mirada en ese infinito ajeno a la trayectoria del objetivo?.

Si siguen con cierta asiduidad este tipo de eventos verán que muchos los rostros estampados se repiten una tras otra; pero hay otros que miran muy mucho la oportunidad o no de aparecer y racionan hasta el milímetro este tipo de apariciones fotografiadas. Todo un manual de la condición humana con un valor añadido; les podemos poner nombre y apellidos.

Ya sé que no tiene nada que ver pero también me resultó llamativa la enésima foto de dos los viejos dictadores que se lamen sus heridas e intercambian sus patrañas como si fuera hechos heroicos. Hicieron la revolución y masacraron a los que se opusieron. Castro y Chávez: ambos quieren rescribir la historia trágica que tienen a sus espaldas. Ahora que sienten la guadaña cerca del gaznate quieren borrar tantos y tantos episodios de intolerancia, abuso de poder, tantos y tantos asesinatos a sus espaldas, tanta represión.

Puedes ver la foto en el periódico Diario de León, propiedad del empresario Ulibarri.

2 respuestas a Estampa de fin de semana

  1. Pepe dice:

    Esta ciudad es estupenda, el colegio de economistas de León traen a Mario Conde a darnos una conferencia para “salir de la crisis” (curioso es que en el blog de este personaje diga que viene invitado por una asociación de empresarios leoneses coordinada por Jaime Alonso y Daniel Movilla…) y ahora otra “santo varón” se autopremia en tercera persona con algo que se ha convertido en un auténtico garbanzo negro para la sociedad del Casino que lo concede… después luce tipo y corte en las páginas de su periódico “de información general y abierta lo mismo que por el monte corren las sardinas”… solo falta una cabeza de caballo cortada y la música de cierta película…

  2. Milena dice:

    Excelente José Manuel, como siempre! En la foto falta alguien… Vergüenza se llamaba?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>