Tal vez

Tal vez sea el momento adecuado. Madrid ha sido este jueves un escenario de ensayo social en el que los mineros de León han vuelto a pisar la calle sin miedo, para decir alto y claro que no están dispuestos a que pongan un epitafio en las cuencas del carbón y quedarse de brazos cruzados; detenidos, heridos, cargas, humos, no son argumentos suficientes para desviar la atención del verdadero propósito, desmantelar de manera grotesca la forma de vida de miles de familias.

Tal vez sea el momento adecuado de quitarse el mono o de apagar el computador o de dejar el mandil de la cocina aparcado durante un tiempo determinado para salir a la calle. ¿A qué? Sencillo; a gritar en silencio que no queremos el camino por el que nos conducen como un rebaño, sin rechistar porque a cambio nos apalean con la prima de riesgo hasta marcarnos las costillas, a decir sin atajos a quienes dirigen el barco que deben virar 180 grados y encaminar los esfuerzos hacia la creación de empleo, hacia la estabilidad de un bienestar bien repartido, a que a la hora de entonar el mea culpa entren en el repertorio todos, banqueros, gurús de las finanzas; y si no son capaces, que renuncien.

Tal vez sea el momento adecuado de algo más que palabrería. Yo creo que a José Luis Estrada, aún no hemos acabamos el cafelito de media mañana, le gustaría pensar, allá donde su espíritu haya elegido reposar, que es posible que de pronto 25.000 o 50.000 leoneses dejen durante diez minutos todo lo que tengan entre manos y copen las calles del centro; propongo desde que desde Ordoño hasta la catedral no quede un hueco vacío. Sin protagonismos interesados, sin declaraciones más allá de un lacónico comunicado leído por una voz anónima que exclame, hasta donde los pulmones le permitan, que estamos hasta las mismísimas narices de tanto despropósito; cabe el estruendo más chillón de las cacerolas, tanto como el más intenso de los silencios.

Tal vez sea el momento adecuado de contarles un sueño. Sueño despierto que un día de este mes que arranca miles de leoneses seremos capaces de colapsar el centro urbano en silencio, durante quince minutos para exponer con claridad a quien tenga a bien escuchar que o cambia la sintonía o cambiamos la orquesta.
Tal vez sea el momento adecuado para pensar en serio cómo podemos cambiar este sistema que ya no sirve, está acabado. ¿Ponemos fecha a la cita?

Una respuesta a Tal vez

  1. María dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con el columnista. Pero quiero dar unas opiniones.

    Esto no tiene solución. Creo que quedan unos 15 años o una generación, hasta que asumamos que se acabó lo que conocimos estos años.
    Los mineros tienen que asumir que no pueden jubilarse con 10 0 15 años trabajados y con sueldos y pensiones superiores a los 2.000 € mes.
    Los políticos tienen que asumir que en una comunicad como esta, con menos de 3 millones de habitantes y una población con más del 50% de jubilados, tener tanta gente cobrando del erario público, diputados provinciales, coches oficiales, chóferes, directores generales y unas multitud de personas que crean problemas para luego resolverlos y justificarse su sueldo.
    Los profesores tienen que admitir que han de trabajar cerca de las 1700 horas anuales.
    Los hosteleros han de admitir que no se puede cobrar 1,20€ por un café o un corto de cerveza.
    Los funcionarios del Ayuntamiento o la Diputación o la Junta o el Estado deben admitir que han de trabajar 37,5 horas a la semana, y que no pueden dedicar mas de la mitad de ese tiempo a Leer revistas, periódicos, tomar cafés o ir a comprar el pan.
    Los banqueros tienen que admitir que no pueden ponerse sueldos de 6 cifras.
    Los dueños de los medios de comunicación tienen que admitir que los periodistas han de ser libres y opinar libremente.
    Todos debemos de admitir que no somos ricos, que lo que antes fabricábamos aquí ahora lo fabrican en otro sitio a mitad de precio.
    Por eso creo que nos falta una generación hasta que reconozcamos que no somos ricos.

    Por mi parte el jueves 7 de junio sería buen día.

PUBLICIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>