Un día raro

Este miércoles de julio es un día raro. Sí, tal y como han leído; raro. Raro porque los mineros afrontan la jornada más compleja y dura desde que echaron la mochila al hombro: mientras, los tres grandes apellidos de la minería leonesa permanecen en silencio; Del Valle, Lamelas Viloria y Alonso. Cada vez parece más claro que no es un problema de doscientos millones de euros; lo decía este martes con claridad Felipe González a las nueve y media de la mañana en la cadena Ser. ¿Más de 25.000 millones, por ahora, para Bankia y no hay doscientos millones para las cuencas mineras?, no, el problema es otro.

Raro e imprevisible. Una vez que concluya el bullicio de las calles no sabemos hacia qué derroteros se asomarán los mineros. El asentamiento parece complejo y difícil, pero no desdeñen nunca el ímpetu de unas gentes que luchan por el pan de los suyos, de sus familias; no hay manual ni estrategia más convincente.

Raro porque a lo mejor se aceleran los acontecimientos en la planta quinta del Ayuntamiento leonés. María Rodríguez y Natalia Rodríguez Picallo han convocado una rueda de prensa a las once de la mañana, sin explicar de qué van a hablar, y media hora antes un encuentro con algunos de los concejales que piensan son de la cuerda; a la cita están convocadas Catalina Díez, Evelia Fernández, Agustín Pérez Lamo y María José García, además de la jefa y la subjefa.

Raro, porque no veo a Evelia Fernández, que forma parte de la nueva ejecutiva de la Agrupación Local, dándole la vuelta a la sartén. No se puede estar en todos los frentes a la vez; terminas estrellándote.

Raro, aunque en política nunca se puede poner la mano en el fuego hasta que no se recuentan los votos o las papeletas: tengo una ligera sospecha; creo que Agustín Pérez no está por la labor de avivar el fuego y que incluso hasta nos sorprende el voto de María José García. Y eso dejaría el tablero en un siete tres o un seis cuatro.

Y es un día raro porque comienzo a cavilar que dentro de dos o tres días vamos a hacer un descanso, ustedes y yo, hasta que volvamos con los textos del nuevo curso, y no sé si estoy henchido de gozo por el descanso o un tanto pesaroso al renunciar a esta manía que tengo de acudir de lunes a viernes a este consultorio psicodigital. Esta claro; yo soy el paciente del diván rojo.

3 respuestas a Un día raro

  1. Elena dice:

    Como siempre fenomenal.
    Si te vas de vacaciones, te echaremos de menos.

  2. Disfrutalas y vuelve con las pilasss muyyy pero que muyyy cargadas, falta nos van hacer para afrontar “otro” duro curso, el diván rojo te estará esperando.

    Un abrazote utópico, Irma.-

  3. carlos silva dice:

    han pasado 4 meses, y si: todo el tema de la mineria està raro…… y peor. Pero, por encima de todas las opiniones, hay dos hechos: Valle y Viloria cumplen con sus trabajadores y con sus obligaciones (y reclaman sus derechos). Intentan seguir en el sector.
    otro hecho: ni el PP ni el PSOE tienen un Plan del Carbon, y creo que no quieren decirnos cual es su PLAN DE LA ENERGIA…… hasta que el carbon y la nuclear nacionales estén muertos. El gas y las electricas, la Bolsa, mandan. Los consejos de administracion están llenos de politicos y familiares (y gente “pagada” en otros sitios). EL NEGOCIO ESTA EN TRAER el gas, el petroleo, el carbon o la biomasa DE FUERA (incluso lo nuclear desde Francia).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>