Basura

Y a la espera de la contratación de los limpiadores que van a cambiar el rostro de la ciudad (que vienen las elecciones!), mientras nuestros munícipes se divierten con pendones, mitras, misas y genuflexiones, y nuestro concejal Cayón nos echa la bronca una vez más (y otra más) por quejarnos -esta vez por el plan de asfaltado-, la ciudad sigue incólume envuelta en un manto de porquería y desidia.

León, un domingo cualquiera, brilla.

 

 

 

 

 

 

Publicado en Paseando por León | Deja un comentario

Nuestra Catedral es nuestra

Ha vuelto a suceder: sábado por la mañana, el centro lleno de turistas. Acudo a la catedral con dos sevillanos que están de paso, con ganas de admirar las vidrieras, pero un joven trajeado (sin ningún distintivo) nos impide el paso. ¿Motivo?: una boda. Nos informa de que estará abierta para el público general de dos a ocho.

 Mis amigos se quedaron sin verla por dentro.

 Hasta hace muy poco tiempo, los visitantes y las bodas convivían en la catedral sin ningún problema. Desde que empezaron a cobrar por entrar, las cosas cambiaron.

 Pienso en los peregrinos a Santiago, que pasan por allí una sola vez y que se encuentran con esta privatización de un espacio que, por mucho que figure a nombre de la iglesia, pertenece al pueblo… Un expolio más.

 ¡Quiten sus sucias manos de la Catedral!

 Al menos pudimos disfrutar, previo pago de cinco euros, de la maravilla del Panteón Real en San Isidoro, muy bien explicada por una guía que nos llevaba a la carrera ya que a las visitas que siempre hubo (y en las que te dejaban un rato para disfrutar de las piezas) ha habido que añadir la presentación del Santo Grial; en una sala semioscura, la guía te cuenta la historieta de que el cáliz de Doña Urraca (de ágata y recubierto de piedras preciosas) es en realidad -según la historiadora Margarita Torres-  la copa de la que bebió Jesús (y Franco, cabe recordar). Vistas las caras de una buena parte de los concurrentes, tendrán que esforzarse en inventarse una historia mejor.

Publicado en Paseando por León | Deja un comentario

Otro bando municipal

Nota: parece ser que el anterior bando publicado en este blog, hace unos días, creó dudas sobre su autenticidad en unos cuantos avezados lectores. Por este motivo, tengo que advertir que este bando es real; que el alcalde me ha elegido a mí para publicarlo en exclusiva, fuera de los circuitos oficiales, por motivos ignotos pero que me hacen feliz. Solo los elegidos, como usted, lo podrán leer. 

Y la mejor muestra de que es real reside en la firma con la imagen del alcalde, muestra irrefutable de su autoría. Si fuera de otro ¡no pondría su foto! Que no haya dudas.

 

 

Publicado en Paseando por León | Deja un comentario

Camino a Santiago

 
Seguir la flecha: cualquiera que esté por León difícilmente se puede resistir a llegar hasta el final, aunque no sea andando.

Santiago de Compostela, pues, de fin de semana y en tres apuntes.

1. Escaleras imposibles en el Museo del Pueblo Gallego.

 

 
Instalado en el antiguo convento de San Domingos de Bonaval, de estilo barroco, consiste en diferentes tramos de escaleras entrelazados que dan acceso a distintos pisos y salas. Fascinantes.

2. Taxonomía post mortem.

Intervención del artista gallego Jorge Barbi en el viejo cementerio del Monasterio de Bonaval (que forma parte de un hermosísimo parque), consistente en pintar los nichos de diferentes colores atendiendo al perfil del enterrado: creyente, escéptico, apóstata, agnóstico, converso, ateo, indeciso y suicida (los de color rosa).

 

3.  Conviértete o arde en el infierno.

A la tumba del Apostol Santiago, una de las cunas de la cristiandad, acuden atraidos como moscas a la miel (seamos finos) otras agrupaciones, grupúsculos, sectas, congregaciones o iglesias que te aseguran la solución a todo y la salvación eterna. En este caso, se trata de la “Iglesia Cruzada Cristiana del Dios Vivo”, que guarda alguna relación que no me he parado a investigar con “Testimonio Cristiano en Cada Hogar”.

Así que en un parque céntrico montaron su estaribel, sacaron sus guitarras y pusiéronse a cantar; entre canción y canción, subía uno de ellos y daba un testimonio (del estilo, dicho resumidamente: “”Tengo dos noticias, una buena y otra mala. La buena es que Dios te ama. La mala es que si no le sigues hay un lugar para ti: el infierno”; o del tipo “yo era joven y dicharachera, no miraba a dios y pecaba, pero un día etc.”).

Las canciones tenían un mensaje oculto para los profanos, ya que en vez de decir Cristo decían “Criso”: “Ooooh Criso, tu amor es suficiente, tu amor es permanente, oh Criso…”.

Lo más impresionante de esta iglesia, anaway, era la cartelería, perfectamente adaptada para llegar al pueblo llano con proclamas simples y parábolas que ni a Cristo se le hubieran ocurrido. Aconsejo aumemtar el tamaño de las fotos para leer los mensajes, porque no tienen desperdicio.

 

 

 

“La fe es como el wifi: es invisible pero puede conectarte a lo que necesitas (Te amo Dios)”; “El pecado es como la tarjeta de crédito (wow): disfruta, pásalo bien, pero recuerda que al final tendrás que pagar por ello”. No me digan que no son unos genios.

Lamentablemente apenas conseguían concitar la atención del público: de hecho, todos los que se ven en la imagen, estratégicamente repartidos, eran los miembros de la congregasión cristiana.

Y con esto, y la foto de un peregrino brasileño (camisa amarilla) llegando a la catedral que a buen seguro pasó por León, finalizo este viaje.

Publicado en Paseando por León | Deja un comentario

Bando municipal imaginario

Bando_Leon_asfaltado

* Nota: Este bando no es real, es imaginado.

Publicado en Paseando por León | Deja un comentario