Consejeros de Caja España, al banquillo

Ahora que los 33 consejeros de Caja España en 2009 han sido imputados tras la denuncia de Izquierda Unida en Castilla y León y Ecologistas en Acción (gracias, muchas gracias), no conviene olvidarse de los nombres de los protagonistas; entre otras cosas, porque varios de ellos tienen responsabilidades políticas y/o se cuenta para que las tengan en el futuro. Ya sabemos por dónde se pasan los códigos éticos algunos partidos políticos.

El consejo estaba comandado en aquel entonces por el empresario de la construcción Santos Llamas Llamas. Los restantes consejeros a 12 de diciembre de 2009 eran:

Del PP, Isabel Carrasco Lorenzo (RIP), Artemio Domínguez González (alcalde de Medina de Rioseco), Juan Elicio Fierro Vidal (concejal y portavoz del PP en Ponferrada), Javier García Prieto (procurador en las Cortes de Castilla y León, y hoy elegido por Antonio Silván para ir en las listas al ayto de León), Fernando Martínez Maillo (presidente de la Diputación y del PP de Zamora) y D. Federico Juan Sumillera Rodríguez.

Del PSOE, Francisco Javier Fernández Alvarez (Paco Raquetas, que fue alcalde de Leon y que recibió una indemnización de 520.000 euros de la Caja), Marcos García González, Zenón Jiménez Ridruejo Ayuso (Ex procurador), José Francisco Martín Martínez (Procurador en las Cortes de Castilla y León), María Begoña Núñez Díez (concejala en el Ayuntamiento de Palencia) y Olga Palacio (ex concejala del PSOE en León y ahora candidata a las Cortes).

Por la UPL, Bernardo Fernández Alvarez (empresario).

De sindicatos, Miguel Angel Alvarez Sánchez (UGT), Alfredo Fernández Salvadores (CSICA) y José Antonio Turrado Fernández (Secretario General de Asaja en Castilla y León).

De la Universidad, Alejandro Menéndez Moreno, Catedrático de Derecho Financiero y Tributario de la de Valladolid.

Atención: excepto Francisco Fernández (alias Paco Raquetas), todos los demás se negaron a revelar su sueldo al Banco de España, cuando se les requirió en 2011.

 

Publicado en Paseando por León | Deja un comentario

Flores, manolas, milagros y pestes

Llegó la primavera, un año más, y tras ella, de nuevo, la Semana Santa, que con la resurrección de Cristo ayer podemos dar por finiquitada.

Primavera. Novedades, pocas. Esta vez sí que hubo floración en la Condesa, ya que el ayuntamiento decidió no tocar los ciruelos: en esta ocasión se concentró en muchos otros árboles, con una fiebre inusitada por podar y podar allá donde hubiera una rama. No se detuvieron siquiera cuando todos los expertos (¡incluidos los municipales!) dicen que debe hacerse: con la nascencia de las hojas.
Ciruelo en flor en el Paseo de la Condesa
Semana Santa. Como novedades, y aparte de la caída de un Cristo encima de una papona (sin daños graves en ambos), señalar que la Muy Ilustre, Real e Imperial Cofradía del Milagroso Pendón de San Isidoro salió el sábado santo (perdón, el Sábado Santo) en Procesión Titular acompañando al Santo Cristo del Desenclavo. Las Damas y Caballeros asistieron revestidos con hábito, medalla y guantes.

Lo de las mayúsculas no es cosa mía.

También podemos apuntar que este año la Cámara de Comercio, seguramente con el fin de dar servicio a sus asociados, editó un manual de estilo para que las Manolas vayan vestidas como es debido; con escotes muy discretos, sin pieles (solo ligero abrigo de paño) y con moño.

Otrosí, este año todo el mundo estaba exultante con la cantidad de turistas que han visitado la ciudad. Y es cierto: bastaba con salir a la calle para ver numerosos visitantes, cámara en ristre, fotografiando rincones leoneses. Es una lástima que el ayuntamiento haya olvidado que los turistas no solo van a ver las procesiones, sino que también pueden ir a disfrutar del paseo del río: durante toda la Semana Santa, tanto visitantes como habitantes hemos tenido que convivir en el paseo de la Condesa con un contenedor (que ya se ha quedado ahí permanentemente) repleto de basura, y con un olor apestoso.

 Foto del jueves santo. El domingo seguía así. (las vallas no protegen
nada; se han quedado ahí almacenadas, tras la poda de los árboles).
 Vergüenza debería sentir el responsable de esto. Yo al menos, sin serlo, la sentía cada vez que pasaba por allí.
Publicado en Paseando por León | Deja un comentario

Desprecio a los pobres (2ª parte)

Hace unos días escribí sobre un suceso en un bar del centro de León, Manolo Blas. Los hechos ocurrieron tal como los conté, pero he conocido que la historia va más allá y me/nos obliga a hacer otra lectura.

Desde hace unos meses se han instalado en los bancos de la plaza de la Pícara un grupo variable de personas que en ocasiones suelen beber, emborracharse y, a partir de aquí, molestar a veces a la gente que está en la plaza o en las terrazas de los bares; se les ha visto coger las propinas de las mesas –o el pago de la consumición cuando es dejado en las mismas-, defecar entre coches o en garajes, pedir limosna de manera faltosa…

Me han dicho que la persona que aquel día estaba pidiendo comprar patatas era una de ellas, y ese es el motivo por el que no querían venderle.

Estamos, pues, ante un problema de seguridad pública, de convivencia ciudadana, que según me cuentan nadie –el ayuntamiento, vaya– soluciona. Los comerciantes de la zona están hartos, y llaman a la policía a menudo pero, por lo que se ve, sin éxito.

Si hubiera tenido esta información muy probablemente no habría escrito la entrada anterior, o lo hubiera hecho pero para denunciar un problema vecinal y su falta de soluciones. También me han contado que este mismo bar regaló comida a los acampados con motivo del 15 M, o que colabora habitualmente con Cáritas, Reto o Asprona; aunque lo de la “imbecilidad de la burguesía” de mi anterior post no iba por ellos, sino por la actitud con la pobreza de una determinada clase social (que suele rondar ese barrio), está claro que, en este contexto, la frase fue desafortunada.

Aclaración para desinformados: este blog no es periodismo, y nunca ha pretendido hacer periodismo. Hablo de lo que me inquieta, divierte o interesa, y lo comparto con aquellos lectores que les apetezca leerme.

Publicado en Paseando por León | 2 comentarios

Desprecio a los pobres

La semana pasada, a la puerta de un conocido bar del centro de León (Manolo Blas, donde se comen unas patatas y mejillones riquísimos), un joven aborda a mi madre cuando iba a entrar al mismo para preguntarla si puede comprar por él media ración de patatas, ya que ha intentado hacerlo y no se la han querido vender. Mi madre, asombrada, pregunta en el bar y le dicen que efectivamente se han negado porque no quieren vender nada a gente “como esa”, porque si lo hacen “vendrían más”, se lo comen fuera (fuera, dijo; ni siquiera se les pasa por la cabeza que lo hagan dentro) y molestan a los clientes y a los niños que están por allí.

La invisibilidad de la pobreza, la imbecilidad de la burguesía.

Editado: esta entrada tiene una segunda parte.

Publicado en Paseando por León | 1 comentario

Políticos en mundos para lelos

1. Cualquiera que hable con alguna persona vinculada con la justicia en León, sea juez, abogado o admnistrativo, recibirá el mismo mensaje: la oficina judicial es un auténtico desastre. Y es que, aunque se implantó hace cuatro años, ha generado una situación de colapso inasumible.
nn
¿Qué dice el ministro de Justicia a esto?: que no hay que preocuparse porque se está en periodo de adaptación. Cuatro años.
nn
2. El concejal que cobra como nadie ha presentado un año más las cifras de quejas de los leoneses al ayuntamiento. Más de 4.000 quejas, un 20% más que hace dos años. Baches, limpieza y estado de las aceras y jardines se llevan la palma.
nn
¿Preocupación? Para nada: esto significa que el sistema funciona y la gente lo utiliza, según el concejal. Así que si el próximo año se reciben 8.000 en vez de 4.000, León va de maravilla.
nn
nn
¿Pero en qué mundo viven? ¿Cómo no quieren que la gente esté harta de la clase política, si no dejan de denigrarla?
Publicado en Paseando por León | Deja un comentario