Otro bando municipal

Nota: parece ser que el anterior bando publicado en este blog, hace unos días, creó dudas sobre su autenticidad en unos cuantos avezados lectores. Por este motivo, tengo que advertir que este bando es real; que el alcalde me ha elegido a mí para publicarlo en exclusiva, fuera de los circuitos oficiales, por motivos ignotos pero que me hacen feliz. Solo los elegidos, como usted, lo podrán leer. 

Y la mejor muestra de que es real reside en la firma con la imagen del alcalde, muestra irrefutable de su autoría. Si fuera de otro ¡no pondría su foto! Que no haya dudas.

 

 

Publicado en Paseando por León | Deja un comentario

Camino a Santiago

 
Seguir la flecha: cualquiera que esté por León difícilmente se puede resistir a llegar hasta el final, aunque no sea andando.

Santiago de Compostela, pues, de fin de semana y en tres apuntes.

1. Escaleras imposibles en el Museo del Pueblo Gallego.

 

 
Instalado en el antiguo convento de San Domingos de Bonaval, de estilo barroco, consiste en diferentes tramos de escaleras entrelazados que dan acceso a distintos pisos y salas. Fascinantes.

2. Taxonomía post mortem.

Intervención del artista gallego Jorge Barbi en el viejo cementerio del Monasterio de Bonaval (que forma parte de un hermosísimo parque), consistente en pintar los nichos de diferentes colores atendiendo al perfil del enterrado: creyente, escéptico, apóstata, agnóstico, converso, ateo, indeciso y suicida (los de color rosa).

 

3.  Conviértete o arde en el infierno.

A la tumba del Apostol Santiago, una de las cunas de la cristiandad, acuden atraidos como moscas a la miel (seamos finos) otras agrupaciones, grupúsculos, sectas, congregaciones o iglesias que te aseguran la solución a todo y la salvación eterna. En este caso, se trata de la “Iglesia Cruzada Cristiana del Dios Vivo”, que guarda alguna relación que no me he parado a investigar con “Testimonio Cristiano en Cada Hogar”.

Así que en un parque céntrico montaron su estaribel, sacaron sus guitarras y pusiéronse a cantar; entre canción y canción, subía uno de ellos y daba un testimonio (del estilo, dicho resumidamente: “”Tengo dos noticias, una buena y otra mala. La buena es que Dios te ama. La mala es que si no le sigues hay un lugar para ti: el infierno”; o del tipo “yo era joven y dicharachera, no miraba a dios y pecaba, pero un día etc.”).

Las canciones tenían un mensaje oculto para los profanos, ya que en vez de decir Cristo decían “Criso”: “Ooooh Criso, tu amor es suficiente, tu amor es permanente, oh Criso…”.

Lo más impresionante de esta iglesia, anaway, era la cartelería, perfectamente adaptada para llegar al pueblo llano con proclamas simples y parábolas que ni a Cristo se le hubieran ocurrido. Aconsejo aumemtar el tamaño de las fotos para leer los mensajes, porque no tienen desperdicio.

 

 

 

“La fe es como el wifi: es invisible pero puede conectarte a lo que necesitas (Te amo Dios)”; “El pecado es como la tarjeta de crédito (wow): disfruta, pásalo bien, pero recuerda que al final tendrás que pagar por ello”. No me digan que no son unos genios.

Lamentablemente apenas conseguían concitar la atención del público: de hecho, todos los que se ven en la imagen, estratégicamente repartidos, eran los miembros de la congregasión cristiana.

Y con esto, y la foto de un peregrino brasileño (camisa amarilla) llegando a la catedral que a buen seguro pasó por León, finalizo este viaje.

Publicado en Paseando por León | Deja un comentario

Bando municipal imaginario

Bando_Leon_asfaltado

* Nota: Este bando no es real, es imaginado.

Publicado en Paseando por León | Deja un comentario

Leyendas urbanas

1. Si introduces algo por este agujero (en el Paseo de Salamanca), acaba saliendo por un agujero aún mayor, en un edificio abandonado en construcción frente al monte San Isidro.

 

 

Si el primero ofende al buen urbanita, el segundo es un auténtico peligro, ya que no existe valla o algún otro elemento que impida el acceso desde la acera. Y al lado hay unos juegos infantiles.

2. León es una ciudad limpia.

Imagen habitual, en este caso en el Parque de Quevedo.

 

Hace un par de meses el concejal de Obras, Toros, Semana Santa y Jardines explicaba en un programa de radio, ante las quejas de un vecino sobre la basura que había en unas escaleras junto al río, que no pueden estar detrás de cada ciudadano: es verdad. Lo que sucede es que ese mismo día la papelera situada a escasos metros del lugar de la queja mostraba este aspecto.

Y esto no es obra de ciudadanos incontrolados.

3. Apóyese usted aquí, no tenga miedo.

 

Publicado en Paseando por León | Deja un comentario

Fiestas de León 2014

Ya se acabaron las fiestas grandes de la ciudad, de San Juan y San Pedro. Cada vez más descafeinadas, y no solo por la meteorología. Cuando no hay dinero suele funcionar la imaginación; cuando ya falta ésta, apaga y vámonos.

Mi resumen:

1. Como viene siendo tradicional con este ayuntamiento, volvieron a hacer lo de colar en el programa cosas que no tienen nada que ver con las fiestas (el Rastro, el mercado de la Plaza Mayor, exposiciones culturales…). También se incluían conciertos musicales organizados por iniciativa privada que tuvieron que ser suspendidos por falta de aforo.

2. Y más tradición casposa, relacionada con los animales: corridas de toros (leyendo la prensa de esos días, José Tomás, por lo visto, fue el gran revulsivo de la economía local, provincial y regional), y circo con animales en cautividad.

3. La feria, con precios desorbitantes (3,5 € por paseillos en máquinas atronadoras) y un ambientazo total.

4. A pesar de que los fuegos artificiales de la noche de San Juan estuvieron pasados por agua, concitaron la atención en las riberas del río (desde donde se tiran) de una juventud alegre y desinhibida, que dejó aquello, como también es tradicional, hecho un cristo. Afortunadamente, este año los servicios de limpieza actuaron temprano, dejando aquello en condiciones para los paseantes.

 El río, el día despues

5. Nuestro personaje de la noche (y el día) de San Juan, El de las gafas verdes en la chorla.

   Nuestro hombre con algunos de sus colegas

 Sobre las nueve de la mañana, tras recorrerse con sus acompañantes la orilla festiva del río rebuscando entre la basura botellas que tuvieran algo de alcohol (y vaciándolas en su estómago), el hombre advirtió que junto a la pasarela había una valla de obra tirada en el rio; algo que le hizo mucha gracia porque cogió otra, la única indemne, y la tiró al agua, sin que uno solo de sus colegas le dijera algo (que para eso somos un país libre).

Nuestro hombre sorbiéndose los mocos (lo del árbol lo contaré en otra entrada)

Nuestro hombre teniendo un pensamiento

¿Alguien lo conoce? Denle recuerdos.

Publicado en Paseando por León | Deja un comentario