Supercherías

Pues sí. Estos son el encabezamiento y el titular, en un periódico local:

” Rogativa ante la sequía que vive el campo leonés. Los Procuradores de la Tierra y el Obispado fijan la salida de la Virgen del Castro para el viernes 11″.

En la noticia se nos cuenta que “ante la pertinaz sequía (sic) que vive el campo leonés”, se realizará una rogativa, “que se repite desde tiempos para implorar la gracia (sic) de la lluvia”. Saldrá la Virgen de Castrotierra (bueno, la harán salir) de su santuario hasta llegar a Astorga “con las primeras estrellas de la noche”, donde será recibida por el cabildo de la Catedral y, atención, por los representantes municipales de la ciudad.

Con este acto, “la gente del campo pedirá auxilio divino ante la sequía”. Fin de la noticia.

Si hemos asumido como normal que, en pleno siglo XXI, la gente llame a la televisión para que les enciendan unas velas o les hagan una imposición de manos virtual que solucionarán sus problemas, ¿por qué no aceptar que sacar una imagen por el campo atraerá la lluvia? Desde el respeto a todas las creencias, crea mucha desazón que en una sociedad que debería avanzar hacia delante -hacia el racionalismo- las supersticiones sigan concitando tanto interés y, lo que resulta más preocupante, que las autoridades municipales participen de ello.

Desde la sensatez, cabría esperar algo así:

“Ringgggg”

- Ave María Purísima.

- ¿El señor Obispo, por favor?

- Ha ido a visitar a unas familias sin recursos, y luego iba a ver al subdelegado del Gobierno para protestar contra los recortes laborales, que perjudican a los más débiles. ¿Quién le llama?

- El procurador de la Tierra.

- Bueno, era broma: realmente está tomando un chocolate con churros y picatostes con los representantes de la cofradía del santo cristo en el desenclavo y las siete angustias. Está usted al habla con su secretario, mano derecha que no sabe lo que hace la izquierda, ¿qué desea?

- Queríamos sacar a la virgen en procesión, por la pertinaz sequía que nos asola.

- Pero si este es el mes de abril más lluvioso de los últimos años…

- Ya, pero la sequía…

- Verá, señor procurador, es bonito que la gente crea en estas cosas, y que oremos en comunión para un mundo mejor, pero deberíamos dedicar nuestros esfuerzos a otros menesteres más productivos…Dios no se ocupa de si llueve o no llueve, ni nos castiga cuando hay sequía ni cuando hay inundaciones.

- Entonces, ¿le digo a la alcaldesa que no vamos?

- Pues casi que no, es decir que sí, que no vamos; en su última encíclica el Papa determinó que las tradiciones había que mantenerlas pero dentro de un orden, querido hermano en Cristo. Además, ¿no ha leído usted nuestras Sagradas Escrituras? ¿No recuerda lo del becerro de oro?

- Vale, vale, no se ponga usted así. Se lo diré a los del pueblo, y asunto arreglado.

- Vaya con Dios.

- Lo mismo digo. Salude a su Reverendísima de mi parte.

PUBLICIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× 1 = ocho

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>