¿Pero podemos hablar de Podemos?

Una de las cosas que tiene la política son los ‘fanboys’, los hay de todo tipo, tamaños y colores. Por desgracia para los españoles, muy latinos nosotros, la elección de nuestros gestores políticos no se suele hacer pensando en lo que ofrecen los programas políticos, o eligiendo la mejor solución, sino aclamando al ‘líder’.

Una especie de maldición caudillista que quizás muestre la necesidad de que otro solvente nuestros problemas sin tener que pensar nosotros cómo resolverlos o poner los límites sobre lo que queremos que se haga y lo que no.

En el caso de Podemos está bastante claro que hay gente que, por necesidad más que por cabreo, está apoyando una opción partidista que cree sinceramente que le ‘arreglará’ la vida. Luego está el enfado generalizado por la forma de llevar las riendas del país y de sí mismos el PESOK (digo PSOE) y el PP-Gürtel. Ya no digamos la amplía promesa del 3 o el 5% de CiU (pero como son de otro mundo eso sólo afecta a los catalanes). Es normal que la gente esté harta de la ‘forma que tienen de ver las cosas’ (por decir algo fino).

Así que aquel 15M del que nadie pareció aprovecharse (y otros creyeron olvidado) calentó el ambiente y el terreno para que en las elecciones Europeas de este año surgiera un movimiento que ha explotado de tal forma que hoy por hoy ya comienza a haber dudas de si superará al PP y ninguna de que se ha comido con patatas a IU y al PESOK (digo, PSOE, ejem). Un movimiento cuyo nombre surgió precisamente porque cuando sus líderes eran consejeros de una Izquierda Unida, curiosamente dividida a la mitad entre jóvenes y mayores, no les hacían ni caso y siempre les decían: “Eso no se puede”. Pues vaya si pudieron.

¿Qué ofrece Podemos en realidad?
Ahora bien. ¿Qué ofrece Podemos exactamente? Unos dicen “esperanza”, otros dicen “justicia”, los de más allá “revancha” y ciertos exaltados “venganza” ante los poderosos (los que, de paso, son los que sí pueden decir a día de hoy que pueden, y vaya si pueden). Sin embargo, la cruda realidad es otra más prosaica y puñetera.

En realidad Podemos ofrece un caballo ganador. Y eso, para muchos de izquierda es algo nunca visto en la vida. Los más pragmáticos y que nunca estuvieron muy de acuerdo con aquello de que se iba de “derrota en derrota hasta la victoria final” se han pasado al bando con más lanzas y que da más empaque. Los más ideólogos se mantienen en IU observando cómo las filas de atrás de la línea de avance se marchan dejando un hueco a su espalda que les da un frío en la coronilla que les hace pensar si se mantendrá la posición.

Para otros, desesperados por la situación, unirse a un caballo ganador les permite sentirse otra vez felices. Aquí están muchos de los decepcionados por el PESOK (vaya, que no me sale PSOE) o directamente avergonzados con la deriva conservadora del ‘Virgencita, virgencita, que me quede como estoy’.

También hay gente del PP, claro, cabreada con las animaladas que les ha hecho el PP de Correa (tradúzcase Gürtel) o peor, del ‘Conde Draco’ Montoro. Hartos de que, además, no haya una defensa de España… muchos han notado cómo los nuevos protagonistas de la política española nunca, jamás, han utilizado el concepto de ‘Estado Español’ que tanto le gusta a la vieja izquierda de este país de países. Y, no olvidemos, algún ‘listo calixto’ de esos que tiene colección de carnets de partidos políticos para aprovecharse de la situación; anda que no hay gente que hace negocios con el diablo si dan beneficio.

Es decir, que hay defección en todos los partidos y admiración en todo el público que observa el espectáculo. Porque hablar de Podemos es lo que priva: Que si “Podemos provoca la abdicación del Rey”, que si “Podemos jubila a Rubalcaba”, que si “Podemos ha matado a los políticos corruptos porque por ellos ahora caen como moscas” [Nota: si usted lee esto en León, le ruego, por favor que no me sea malo, que le veo venir…], que si “Podemos va a acabar con las mayorías absolutas” y el turnismo*, que si “Podemos nos va a dar casa, trabajo y sueldo” (yo me pido una base en la luna, en serio), que si Podemos…

…e igual pueden.

Así que no es de extrañar que estos días en los que la fantástica Ana Pastor pasó de ser la periodista de la izquierda a la “¿porqué no te callas?” de los ‘fanboys’ de Podemos, que a Íñigo Errejón se le conoce un emolumento nunca visto por el becario universitario medio español (o sólo por los de la casta cercana a los catedráticos), que al caballo ganador con la mejor y más lustrosa cola de caballo se le haya tenido que tratar una ‘tendinitis’ mediática y que, cosas del fuego amigo en IU, hasta Tania Sanchez Melero esté sufriendo una observación de sus actos pasados, presentes y futuros dignos de lo que se suele hacer por los Inquisidores y, a su vez, por los enemigos de éstos (por lo de que si vas de limpio, que no tengas una mota de polvo que se pueda embarrar)… los ‘fanboys’ se cogen el cabreo del siglo cuando los medios referencian esta realidad de Podemos.

Y lo que yo me pregunto es porqué razón no podemos hablar de Podemos sin que se enfade la gente.

¿Casi que es mejor que hablar de ‘Gañanemos’ en León, no?

Mejor lo dejamos para otro momento, que igual eso último crea más cabreo. Piedras, insultos, burradas, animaladas varias tipo ‘fanboy’, en los comentarios (aunque aquí hablamos de política, no de sentimientos, y vendría bien un poco de lógica en los argumentos; inténtenlo).
____
* Nota: una de las lecciones de política básicas es diferenciar el bipartidismo del turnismo. El primero indica que sólo hay dos partidos políticos que ostenten la representación pública en el parlamento tras las elecciones. Esto ocurre en los Estados Unidos de América con los Republicanos y Demócratas. En España eso no ocurre, ya que en el Congreso y el Senado hay más de dos partidos políticos (y unos cuantos más). Lo que sí ha ocurrido es que sólo dos partidos se están turnando habitualmente para que su jefe ocupe La Moncloa. Si me vienen a hablar de la Ley D’Hont, les diría que no viene a cuento en este artículo y que no es ella la que provoca las mayorías de los dos primeros partidos, sino el tipo de circunscripción electoral; pero vamos, que no viene al caso y otro día lo comentamos si les parece.

Publicado en Reflexiones | Deja un comentario

Nuevos conceptos políticos

- Panchitoarra.
– Memolari.
– Tontalakari
– Leonesistontín.
– Izquierfascista.
– Rojotarra.
– Republicano del Reino.
– Nacional Socialista (¡UPS! ¡Éste ya estaba inventado!)

Todos tienen algo en común: su estulticia total y sus ganas de imponer las ideas que sólo les surgen cuando se sientan en el trono (debe ser, porque apestan).

¡Cuidado si los encontráis! ;D

Publicado en Conceptos políticos, Lecciones de primero de política | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Nueva etapa en ileon.com

Nuestro blog favorito Política para Torpes vuelve a la carga, esta vez en el formato del periódico digital más leído de la capital leonesa: ileon.com. La sana intención de este blog es mostrar ciertas cosas que para quien ha trabajado con los políticos parecen evidentes, pero que la mayoría de las personas no las ven.

Gracias a eso, el votante quizás pueda discriminar entre la propaganda y los artificios de los que pueblan estos mundillos para facilitarle que consiga discriminar quién merece de verdad su voto y que no le confundan con estrategias políticas inadecuadas.

Si quieres leer la versión antigua de este blog, la tienes aquí.

Publicado en Lecciones de primero de política | Deja un comentario