Las ondas y la red

Resulta agradable escuchar la brillantez que imprime a cada palabra una persona con la capacidad creativa del poeta ba√Īezano Antonio Colinas. M√°s a√ļn si el objetivo que se busca con tanto virtuosismo sem√°ntico no es otro que recuperar para el lenguaje cotidiano todos esos c√°nticos sonoros que componen el pentagrama de la Carta Magna. No s√≥lo ha sido el escenario del Palacio de los Guzmanes, han sido cientos de escenarios repartidos por toda la geograf√≠a nacional en donde, en estas √ļltimas horas, se ha tratado de entresacar ese esp√≠ritu que permiti√≥ entonces conciliar los extremos y abrir una nueva v√≠a para restablecer la concordia entre los espa√Īoles.

Pero pese a todo el poder ben√©fico que la palabra excelsa atesora, m√°xime si se refiere a la esencia de la propia Carta Magna, tengo que reconocer que ha sido en la radio y en la red, y en ambos casos en boca de los ciudadanos corrientes, en los √ļnicos escenarios en donde m√°s all√° del virtuosismo se entr√≥ al trapo, con respeto pero al trapo, a analizar qu√© papel ha jugado la ley de leyes en estos 33 a√Īos de andadura.

Hay un denominador com√ļn, real o ficticio, verdadero o falso, que ha estado presente en casi todas las intervenciones que pude escuchar en varias emisoras y leer en algunos portales; muchos ciudadanos consideran que la mala planificaci√≥n del desarrollo de los estatutos de autonom√≠a ha generado ciudadanos de varias categor√≠as, con ofertas tan dispares en materias como la educaci√≥n, la sanidad o en la recepci√≥n de fondos p√ļblicos del Gobierno Central, que parece que en vez de comunidades aut√≥nomas hablamos de pa√≠ses distintos. Y casi todas las quejas puestas de manifiesto en las ondas o en los digitales, desde el m√°s absoluto respeto, incid√≠an en el papel chantajista que han jugado en especial los gobiernos aut√≥nomos catal√°n y vasco ante el estado central. Sea cual fuere su signo pol√≠tico, aunque en tantos a√Īos de vigencia s√≥lo hemos visto gobernar al PP y al PSOE, m√°s all√° de los turbulentos a√Īos de arranque con la UCD como amalgama de todo el centro hacia la derecha y con Adolfo Su√°rez jug√°ndose a¬† diario el¬† pellejo, con los suyos y con sus contrincantes.

Centrados en el territorio que nos ocupa recuerdo que algunas de las intervenciones radiof√≥nicas con las que compart√≠ la ma√Īana de la santa ley se refer√≠an a Castilla y Le√≥n como una especie de mezcla sin ton ni son, de culturas y sociedades pegadas al tunt√ļn, sin el m√°s m√≠nimo tino por acercar formas de entender la vida tan dispares como sucede entre el norte y el sur o el este y el oeste.

El nuestro, el de Castilla y Le√≥n, fue un caso de desgracia culinaria porque fall√≥ la mezcla de los ingredientes y el resultado es un pastiche dif√≠cil de tragar. Porque mucho m√°s all√° de las diferencias est√° la nula intenci√≥n desde el propio Gobierno Auton√≥mico de llevar a la pr√°ctica un concepto tan cacareado como in√ļtil mientras siga encerrado en la caja; hacer comunidad, acercar culturas, facilitar el conocimiento mutuo. Esto me suena como aquella campa√Īa impulsada por el Estado Central en la que ve√≠amos a notables representantes de la sociedad espa√Īola, todos ellos bien acomodados en el tobog√°n laboral, que nos dec√≠an, no hace mucho, con cara de estar totalmente convencidos ‚Äúde esta vamos a salir‚ÄĚ. Ellos seguro, porque nunca estar√°n en el t√ļnel negruzco por el que circulan casi cuatro millones y medio de parados, justo el doble de 2008.

La Constituci√≥n debe adaptarse al siglo XXI y el cambio es f√°cil; hace apenas unos meses PSOE y PP decidieron reformarla para establecer el techo de gasto auton√≥mico con la misma celeridad con la que se pasaron por el arco de triunfo la opini√≥n de los espa√Īoles; no les interesa ni lo m√°s m√≠nimo. Y nosotros agradecidos que somos les hemos votamos de nuevo mayoritariamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>