La lista de Gavilandler

Me temo que en este jueves de mediados de abril vamos a ser testigos de una jornada intensa en la sede de la municipalidad, esa que Caja España le vendió al Ayuntamiento y que nunca sabremos porqué. El jefe de la pequeña cédula de resistencia leonesista Javier Chamorro abandonaba, una vez concluida, la sesión de la Comisión de Tráfico todo ufano y feliz y mi espíritu malpensado, más por viejo que por diablo, me da por cavilar que esa famosa lista de protegidos VIP vacunados contra las multas locales, que Chamorro primero y José Antonio Díez acto seguido solicitaron que salga a la luz pública, tiene truco. Es una broma. De mal gusto, pero un broma.

¿Y que puede pasar?. Bueno lo lógico es pensar que el relato de los nominados que incluyen podría poner en rojo escarlata a un buen número de esos nombres que han entrado en la élite de la política, esa que cotiza por encima de los 60.000 euros al año y de la que no se sueltan a no ser con los pies por delante o con las manos a la espalda. Pero no van los tiros por ahí, porque cabría pensar que el que más y el que menos tiene algún cadáver lleno de multas y escondido en el armario.

Me da que vamos a sorprendernos si al final tal lista, la Lista de Gavilandler, no es más que una entelequia inexistente que busca echar balones fuera y minar la credibilidad de una oposición atomizada, dividida y sin una guía clara de hacia dónde vamos y que no necesita, ciertamente, mucho para rodar por el suelo. El asunto de las multas ha sido… Había etapas en las que sólo faltaba una oficina para tramitar estas devoluciones, como cuando vas al Corte Inglés; Oye mira que no me gusta cómo me queda esta multa de aparcamiento en vado porque me resalta demasiado el michelín y, bueno, que aquí paz y después gloria..como un día le de por hablar a Martín Muñoz.

Pero como la jornada de sorpresas no se limita a la historia de la no lista; pocas horas después que desvelemos qué ha pasado, el candidato de la corriente oficial a la secretaria provincial del PSOE leonés, el joven Celestino Rodríguez Rubio, ha elegido su San Emiliano natal para contar, suponemos, su dilata experiencia y su capacidad de negociación. A sus muchos detractores, antes incluso de enseñar la patita, no les molesta la arrogancia del joven; si con 30 años y un pasado y un presente político en blanco te ponen una golosina como esa, en la que te ves medrando hacia arriba a la velocidad del rayo, a la misma a la que puedes ir a parar al suelo si atinas mal, me imagino que nadie se piensa la respuesta. A sus detractores les molesta como Óscar López y sus alguaciles se sienten dueños del rancho y quitan y ponen a su antojo a capataces que no saben ni hacer el nudo. Pero a lo mejor la batalla no resulta tan sencilla como esperan los promotores de la jugarreta.

Fíjense en la foto que nos acompaña. Sí, corresponde al acto final de todos acontecimientos con los que la Academia Básica del Aire ha querido homenajear al pueblo leonés, al cumplir 20 años de andadura. Allí estaba incluso Agustín Álvarez, desde hace ya muchos años general y entonces el primer coronel que tomó la dirección de la recién estrenada Academia que forma a los técnicos que se encargan que todo este listo para el despegue.

Pero vayamos a la foto. ¿De qué hablan Mario Amilivia e Ibán García?. Antes se despellejaban en el oráculo municipal y ahora conversan con esa cercanía y amabilidad de quienes se saben al margen de las vicisitudes de los mortales que malviven, de los parados que no cobran nada, al margen de la historia escrita para el común de los mortales, no para ellos.

Digo yo; igual Ibán García le está explicando a Amilivia cómo se controla un congreso sin que parezca que tengas algo que ver. Ibán parecía perdido y sin embargo el Congreso Autonómico le ha devuelto a la primera línea, al lado del gran Oscar. Amilivia lo tiene más complicado su lamento no puede pasar de la barra del bar. ¿Recuerdan hace meses aquel raro comunicado que hablaba de un nuevo PP de León, liderado por Mario Amilivia, que incluso fue sido vitoreado como Mesías del nuevo tiempo a su paso por Villaquilambre, mientras las hordas le pedían que asumiera el mando contra las tropas de la Reina del Palacio de los Quiñones?. Pues nada. Palabrería. Claro que para emprender la batalla debía renunciar a demasiadas cosas.

Una respuesta a La lista de Gavilandler

  1. Pepe dice:

    Este aguilucho gelatino que pretende hacerse con la dirección del PSOE y de todo lo que se ponga por delante parece sacado de la letra de un corrido narco fronterizo… sobre la foto del artículo parece una quedada dogging…

PUBLICIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>